Allianz Arena – Munich

Hoy rendimos visita a uno de los estadios referentes en cuanto a templos modernos se refiere, el Allianz Arena de Munich.

Con motivo del Mundial del 2006 en Alemania el Bayern de Munich se lanzó a construir un nuevo campo, para abandonar el Olímpico de Munich, un estadio que en su día fue revolucionario, pero del que también saltaban a la vista sus carencias para la práctica y disfrute del fútbol.

El Allianz Arena supuso un cambio radical a lo que estaban acostumbrados los aficionados del Bayern. Se paso a un campo de gradas muy cercanas, con tres anillos de graderíos y con bastante verticalidad.  

El estadio también fue pionero en añadir todo tipo de comodidades para las localidades premium.

Pero si por algo destacó en su día el Allianz es por su aspecto exterior. El exterior del estadio se forró con una novedosa envolvente exterior de cojines de EFTE inflado, que no es más que un plástico especial resistente inflado formando cojines de aire.

 

El resultado resulto impactante, con una imagen muy novedosa, aún mejorada cuando cae la noche y ofrece infinitas posibilidades de iluminación.

El Allianz Arena supuso un antes y un después en el aspecto exterior de los estadios. Hasta su construcción apenas se cuidaba este aspecto, dando la sensación de que el aspecto exterior era un aspecto bastante aleatorio, que venía determinado básicamente por las necesidades estructurales del estadio. En otras palabras, daba la sensación de que nadie se paraba a pensar a la hora de diseñar un estadio en el aspecto exterior. A día de hoy, a raíz de estadios pioneros como el Allianz todos los estadios tienen una cuidada (mas o menos acertada) estética exterior. Todo un detalle para los ciudadanos, ya que el aspecto exterior es lo que cada habitante ve los 7 días de las semana en su ciudad. 

La imagen aerea del Allianz se ha convertido en todo un icono en cuanto a estadios se refiere.

El Allianz Arena supuso la nada desdeñable cifra de 341 millones de la época, y es que aunque siga pareciendo un recinto recién inaugurado, el tiempo pasa y ya cuenta con mas de 12 años a sus espaldas. Con capacidad para 69.000 espectadores (75.000 en partidos domésticos con localidades de pie) se trata de uno de los estadios referentes en Europa.

Como sucede en la mayoría de estadios alemanes, en las competiciones domésticas están permitidas las localidades de pie en ciertas zonas, y cuando llegan los partidos europeos colocan de forma rápida unas butacas para cumplir con la normativa europea, butacas sencillas y rápidas de colocar, que no suelen ser utilizadas ya que en estos sectores se siguen viendo el fútbol de pie.

Uno de los aspectos menos atractivos, aparte de la lejanía al centro de la ciudad, sin duda  son los asientos del estadio, con un color gris muy aséptico. Esto es en parte debido a que aunque muchos lo desconozcan, el Bayern (que como todos saben viste de rojo) no es el único en jugar sus partidos como local en el Allianz, también el Munich 1860, que juega a día de hoy en segunda división y viste de azul, juega como local en el Allianz, lo que hace que el gris de los asientos sea el color neutral elegido.

A día de hoy el Muncih 1860 tiene ideas de cambiar de estadio aún sin concretar, ya que como se puede suponer el Allianz esta sobredimensionado para la mayoría de sus partidos, aunque no hay nada concreto por ahora.  

Una detalle anecdótico que me llama la atención es que los últimos años se ha añadido en la zona superior una barra led en todo el perímetro con el color rojo del Bayern. Este pequeño detalle, que seguro que supone una pequeña inversión, da un poco más atractivo si cabe al estadio. Esta barra led está también presente en casi la mayoría de estadios de la Bundesliga. Se nota que es una liga donde se cuidan los detalles.

Por lo demás el Allianz es un estadio que poco más se le puede reprochar, un estadio cómodo, espectacular, con gradas cercanas al césped, verticales, un gran estadio, que aunque ya tiene mas dedada en sus espaldas se sigue considerando como uno de los mas modernos del Mundo.

 

                     

 

 

3 comments

  1. La personalidad que tiene en el exterior la pierde en el interior, entre otras cosas por esos asientos de color gris que comentas. Por dentro es de los que, aún siendo impecable, es de los que menos me gustan porque odo es una perfecta, gris y anodina simetría, no hay nada en qué fijarse. Eso sí, cuando el Bayern pase a ser el único inquilino ganará una barbaridad, ya solo con pintar los asientos rojos y colocar algunos símbolos (escudo, emblemas, referencias históricas) ….

  2. Espectacular estadio. Su exterior es irreprochable. Su interior presenta el problema reseñado del color de las butacas, que no puede ser más anodino. Coincido en que dado que el estadio lo comparten dos clubes es razonable que las butacas no muestren los colores de ninguno de ellos, pero ¿era necesario que fueran grises? Tal vez con ese color se disimule mejor la ausencia de butacas en los fondos, ya que se confunde con el mismo tono del hormigón, pero sigue quedando feo. Afea mucho el conjunto.
    Por cierto, parecen vislumbrarse los palcos vip, en un estadio novísimo tiene que haberlos, entre el segundo y el tercer anfiteatro. Bastante discretos y bien integrados. Un punto a favor.
    Otro punto en contra de la estética interior son esas vallas en los fondos. Resulta anacrónico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s